“El gran encuentro”

Hace unos cuantos años, cuando aún era imposible pensar en la posibilidad de recibir telegramas en un corto tiempo pese a las largas distancias, cuando aún resultaba impensable la existencia de un vehículo que pudiera trasladarnos de un espacio a otro en un abrir y cerrar de ojos, cuando aún las señales electromagnéticas que constituyen la base de la radio no transmitían los impulsos y señales necesarios para percibir la voz humana…el inefable doctor Anderson Smith logró conseguir uno de sus sueños más preciados…

Este hombre poseedor de una mágica personalidad, una sonrisa cautivadora, unos títulos honorables y cuya gran fortuna resultaba un misterio para todos sus allegados, parecía tenerlo todo en la vida, menos…había algo que aún sin poderlo explicar con palabras le faltaba, nunca lo decía, nunca lo comentaba, nunca se le veía compañía alguna…los días transcurrían y transcurrían, y el señor Anderson permanecía en silencio, sentado, leyendo en el majestuoso salón principal de su casa.

Hasta que sorpresivamente un día, unos de sus amigos más entrañables, el señor Emerson, propietario de la fábrica Casaramona, se apersonó en la puerta de su casa para darle lo que a su parecer podía ser la gran noticia para el señor Anderson. La llegada inusitada de un barco proveniente de tierras lejanas y cuyos pasajeros eran tan pero tan ricos y poderosos como el propio señor Smith.

No obstante, para este último la noticia no parecía inmutarlo, pues sentía que este buque formaba parte de uno más que constantemente llegaba a Inglaterra. Ante los ojos azules y pocos expresivos del señor Anderson; Emerson quien no aguantaba más, levantó la voz y mirándolo fijamente soltó unas palabras contundentes: “Probablemente te encuentras ante otra gran oportunidad. Es imposible que no lo puedas ver, allí puede estar”. ¿Qué mensaje habría detrás de esas cortas pero categóricas palabras?. Probablemente, el señor Emerson tendría razón, en ese barco se encontraría la mujer que por largos años el señor Anderson había esperado, la más anhelada, la más deseada, la más hermosa entre todas las mujeres…su madre.

Diana Nivia
@diananiviag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s